Ebooks, papel o audiolibro

¿En qué formato me siento más cómodo disfrutando de un libro? Ya apunté en mi anterior post que durante 2014 he probado todos los formatos posibles de libro. Primero el ebook, que ya ha dejado de ser una promesa de futuro para convertirse en una realidad. Practicamente casi todas las novedades editoriales se encuentran en formato ebook. Es algo más complicado con libros que tienen unos pocos años, pero supongo que es cuestión de tiempo que practicamente todo el catálogo literario haga su irrupción en formato digital.

En su momento no me hacía demasiada gracia el tema de los libros electrónicos, hasta que con el paso del tiempo he visto claro que lo realmente importante es el libro en si mismo, lo que cuenta, y no tanto el formato en que nos llegue ese texto. Tras consultar con amigos, preguntar más allá de lo que permite la paciencia, informarme sobre qué ebook es mejor en sitios como Librista, especializados en este sector, me decidí por el Paperwhite de Amazon, este de aquí.

Durante 2014 he leído un número importante de libros en formato Kindle, y no está del todo mal. Como ya se ha comentado en otros sitios, su virtud es el tamaño y la cantidad de libros que llevas dentro del gadget. Al fin y al cabo vivimos en un mundo plenamente digital. ¡Ya tocaba adaptarse!

El siguiente formato que más utilicé durante 2014 es el audiolibro. Viajo mucho, lo que me da tiempo y espacio para leer. Lamentablemente gran parte de ese tiempo lo hago en desplazamientos en coche, me toca pasar muchas horas al volante y siendo yo el conductor es un tiempo precioso que pierdes ya que hasta ahora no lo aprovechaba. Lo he solventado con los audiolibros. Son libros leídos en voz alta por un actor o narrador y te los llevas en mp3. Yo parto con ventaja y es que casi siempre leo en inglés. Y en inglés hay un catálogo muy amplio de libros (audiolibros) en mp3. Son además narrados por actores de calidad, con una voz que transmite exactamente el tono y velocidad exacta a cada pasaje.

Se nota que es un sector ya profesional y claro, así da gusto viajar en el coche mientras escuchas tus libros favoritos. Lo he usado mucho y para diferentes tipos de lecturas. Para novelas y tambien en libros de no-ficción: ya sean ensayos sobre temas que llamaron mi atención o biografías. En todos los casos la experiencia ha sido positiva.

Sé que suena extraño, pero todo eso es lectura. Ya sea un ebook, un audio-libro o el típico libro en papel, lo que da valor es el contenido del texto, lo demás no es más que un continente. A unos nos gusta más una forma que otra. Y en mi caso sigo prefiriendo leer, pero cuando estás en un viaje de horas y horas por carretera, los libros en mp3 son un salvavidas.

Amazon tiene su propia tienda de libros en formato de audio, y no es ni mucho menos el único canal para obtener estos contenidos. ¿Prefieres pasar horas conduciendo y escuchando música en la radio, o aprovechar ese tiempo y sumergirte en la apasionante historia que te presenta tu autor favorito?